Tomar entre dos y cinco tazas de café al día puede hacer mucho bien a tu organismo. Es la cantidad que recomiendan los expertos para no caer en el consumo excesivo de esta deliciosa y aromática bebida, considerada una de las más populares y socializadoras del mundo pese a no contener ni un grado de alcohol.

A pesar de los mitos que existen sobre el café, ya que muchos lo consideran nocivo para la salud, esta infusión por sus propiedades resulta ser más beneficiosa de lo que se cree para el cuerpo y la mente del ser humano.

No solo te ayuda a mantenerte activo debido a la cafeína, su principal compuesto, que estimula el sistema nervioso y evita el cansancio.

También, entre sus beneficios, podemos destacar el hecho de que contribuye a retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades tan graves como la cirrosis hepática y hasta el cáncer.

Aunque su origen no está del todo claro, se dice que proviene del norte de Etiopía, África; sin embargo, se habla de que se hizo conocido tras su llegada al mundo árabe. De allí su expansión.

América es el mayor productor. Brasil se ha convertido en el principal exportador, pero también se produce en países como Colombia, Guatemala, Jamaica y Costa Rica.

También es muy común en zonas de África como Tanzania, Kenia, Uganda, Etiopía, Madagascar, Camerún, Ruanda, Costa de Marfil, Congo.

Se cultivan en Vietnam, segundo productor del mundo, India e Indonesia por el continente asiático y en Autralia por Oceanía.

Son unos pequeños frutos rojos de un árbol llamado cafeto que procesado mediante técnicas de depulpado, fermentación, lavado, secado y de tostado, puede servirse en el desayuno o en las tardes; negro o con leche, bien caliente y hasta frío, todo dependerá del gusto de cada persona.

Origen del café

Los principales beneficios de tomar café

Te presentamos aquí algunos de los beneficios que trae consumir diariamente hasta cinco tazas de café:

  • Ayuda a prevenir las enfermedades degenerativas como el Parkinson o Alzheimer, en vista de que ayuda a conservar la memoria y contribuye a aumentar el rendimiento físico y mental.
  • Retrasa el envejecimiento. Detiene el deterioro celular por su alto contenido de antioxidantes, lo que contribuye significativamente a retrasar el envejecimiento humano.
  • Por sus propiedades, reduce considerablemente la probabilidad de padecer gota. El consumo moderado del café reduce naturalmente los niveles de ácido úrico, lo que ocasiona este padecimiento.
  • Actúa notablemente frente a la diabetes tipo 2. Aunque algunos expertos aún no logran descifrar qué hace que esta bebida contrarreste la enfermedad, hay estudios que indican que logra prevenirla entre un 25 y 50%.
  • Limpia las arterias. Estudios han revelado que el consumo moderado de café reduce las probabilidades de tener obstruidas las arterias.
  • Combate el asma. Se da porque la cafeína dilata los bronquios, lo que permite el paso fácil de oxígeno.
  • Reduce los niveles de depresión. Se dice que la cafeína tiene beneficios estimulantes y energizantes, que regula el estado de ánimo. Tomar café hace que liberes endorfinas y dopamina que son, según los expertos, sustancias esenciales para combatir la depresión.
  • Tomar café también previene la cirrosis hepática. Los riesgos de contraer esta enfermedad son bastante bajos tomando esta infusión.
  • Por su fuente de potasio, fluoruro y magnesio favorece considerablemente la mente y la memoria.
  • Te protege contra el cáncer de colon y recto, ya que el consumo de esta bebida inhibe la secreción de los ácidos biliares que son fundamentales para el desarrollo de esta enfermedad. También ayuda a prevenir cáncer en próstata y endometrio.
  • Es buenísimo para bajar de peso, ya que contiene muy pocas calorías. Se dice que si tomas café solo, con leche y poca azúcar brinda los nutrientes necesarios sin riesgos a subir de peso. Esta bebida también permite acelerar el metabolismo.
  • Tiene efectos diuréticos. Sus propiedades elimina toxinas y evita la retención de líquidos.

De la tierra directo a tu mesa

Si quieres saber cómo se elabora el café te presentamos a continuación varias etapas que conlleva el proceso:

  1. Recolección: Por lo general su recolección es manual y se hace justo cuando la fruta, que parece una cereza o baya, se torna de un color rojizo o amarillento. Se realiza manual porque el cafeto (árbol donde proviene el café) puede contener granos verdes y maduros a la vez, junto con las flores del mismo que, además de bellas, se usan como infusión, aunque su venta al público no es tan común.
  2. Depulpado: A través de este procedimiento se separa la pulpa de la semilla.
  3. Fermentación de los granos: Para ser procesados luego, los granos se dejan en reposo para que obtenga la maduración requerida para la producción del café.
  4. Lavado de los granos: Mediante este procedimiento se separa lo que queda del fruto de los granos. Este procedimiento es esencial en la producción del café.
  5. Secado: Se logra mediante la exposición al sol u otra fuente de calor, con la intención de restar la mayor cantidad de humedad y, de esa manera, ser conservado. En este proceso se elimina la cáscara.
  6. Empaquetado y transporte: Es en este momento cuando las semillas son separadas según tamaño y defecto, introducidas luego en sacos o contenedores para ser transportados.
  7. Tostado y envasado: Se realiza generalmente en el país donde será consumido. Es este proceso el final de la producción, ya que es cuando el café toma la forma necesaria y su espléndido sabor. Los tostadores mezclan diversos tipos de café y luego los van tostando al gusto del consumidor. A continuación, se envasa, en algunas ocasiones molido.
  8. De allí, pasa a los diferentes puestos de venta donde es adquirido por el consumidor, quien podrá disfrutar de la aromática bebida.

 Elaboración del café

Del café hay mucha variedad

          La forma de preparar café es muy variada. Todo dependerá del gusto de cada quien. Te presentamos algunas formas más conocidas, todas iguales de deliciosas:

  • Espresso: Es negro fuerte. Si se prepara bien, tendrá una crema espesa marrón que, al agregarle azúcar, flotará sobre ella por algunos segundos.
  • Cappuccino: Se prepara usando el tipo espresso, pero se le agrega leche al vapor y espuma de leche. Puedes disfrutarlo con un postre.
  • Americano: Se le llama americano al tipo de café expreso que se le añade a una taza de agua caliente.
  • Café con leche: Su preparación es sencilla. Se utiliza café puro y se le añade leche al vapor al gusto del consumidor.
  • Moca o Mochachino: Es, sencillamente, un capuchino o café con leche pero se le añade chocolate.
  • Caramel Macchiato: Puedes mezclar el espresso, caramelo y leche al vapor. Si quieres añadir un sabor extra, no está demás un poco de vainilla.

En la variedad está el gusto. Puedes prepararlo como mejor lo apetezcas y puedes acompañarlo con un delicioso postre.

Mediante pasan los años, la preparación del café ha ido variando considerablemente. Su evolución ha sido notoria, pudiendo hoy en día preparar fácilmente un café de mucha calidad con las cafeteras de cápsulas o las cafeteras automáticas.

Lo cierto del caso es que como quieras tomarlo, el café siempre será la bebida más popular del mundo que, pese a los mitos y creencias sobre él, aporta grandes beneficios a tu salud.