Después de varios años usando cafeteras de cápsulas he decidido pasarme a las cafeteras express. Y es que, aunque las cafeteras de cápsulas son la opción más fácil y limpia de preparar un buen café, el precio de las cápsulas hace que te gastes mucho dinero en café, sobre todo si eres muy cafetero como yo y tomas varias tazas de café al día.

De entre las cafeteras express manuales la que me parecía más atractiva es la Delonghi Dedica Style. Se trata de una cafetera muy compacta, con un diseño muy bonito y con todo lo necesario para preparar recetas de café solo y también con leche. Además es una de las más vendidas y cuenta con opiniones muy positivas.

En el momento de la compra Delonghi también tenía una promoción por la que te regalaban un molinillo de café (en concreto este) con la compra de la cafetera, así que no me lo pensé dos veces y me hice con ella. A lo largo de este artículo te cuento mis sensaciones con la Delonghi Dedica Style tras un uso intensivo durante estas dos primeras semanas.

La cafetera más bonita del momento

La Delonghi Dedica Style se puede comprar en cuatro colores distintos: blanco, negro, rojo y plateada. En los tres primeros el acabado es mate, mientras que la última presenta una carcasa de metal con acabado brillante. Al ver las cuatro puestas en fila en un centro comercial me pareció que las de color negro y rojo eran las más elegantes, y acabé decidiéndome por la de color rojo.

Delonghi Dedica S

La característica más llamativa de la Delonghi Dedica Style es lo compacta que es, sobretodo en anchura. La cafetera mide unos 15 cm de ancho y 30 cm de alto, más otros 32 cm de profunda. Su peso es de 4 Kg.

El aspecto es impecable, elegante a la vez que práctico. Como su propio nombre indica, es una cafetera con estilo, que entra por los ojos y hace que te enamores de ella a primera vista. Desde luego que si la comparas con los armatostes que suelen ser las cafeteras express, la Dedica Style gana por goleada en cuanto a diseño.

El diseño es uno de los puntos fuertes de la Delonghi Dedica Style, con un tamaño compacto y mucha elegancia y clase en sus acabados

Empezaré describiendo las partes de la cafetera por arriba. Justo en la cara superior se encuentra una bandeja metálica que funciona como calentador de tazas. Su practicidad es mínima porque tarda mucho en calentarse lo suficiente (como 30 minutos). En la parte frontal de esta bandeja encontramos un panel con 3 botones, uno para la elaboración de una taza de café, otro para la elaboración de dos tazas y otro botón para la función de vapor. Las funciones de estos botones de desdoblan para realizar otras operaciones, como explicaré más adelante.

Delonghi Dedica Style: Diseño

Si seguimos bajando la vista por la cara frontal de la cafetera vemos el logotipo de Delonghi bien grande y un gráfica que nos recuerda la compatibilidad de la cafetera con monodosis E.S.E. (Easy Serving Espresso). Más abajo vemos ya el surtidor de café, que funciona con el portafiltro tradicional de las cafeteras de bomba. El portafiltro queda bien anclado en la posición de CLOSE.

Debajo del surtidor hay dos bandejas de goteo, una extraíble y con indicador de nivel de agua para tazas pequeñas, y otra para tazas grandes. La primera bandeja se retira fácilmente empujándola hacia arriba y deja al descubierto otra bandeja de goteo que aloja tazas de unos 12 cm. Estas bandejas de goteo presentan uno de los pocos defectos de la Delonghi Dedica Style, y es que son tan estrechas que no caben en ellas dos tazas grandes al mismo tiempo.

Delonghi Dedica Style: bandejas de goteo

Del surtidor de la caldera sale un tubo con rotación de 360º, el Cappuccinatore. Este cuenta con una pieza extraíble con dos posiciones, para hacer leche caliente o espuma de leche para cappuccinos o latte machiattos. Cuando retiramos esta pieza se deja al descubierto un surtidor de color negro para hacer agua caliente.

Justo encima del capuchinador está la manopla de vapor. Poniéndola en posición de vapor se acciona el mecanismo que mezcla vapor, aire y leche para hacer la espuma de leche. Esta manopla también vierte agua caliente y expulsa vapor que haya quedado dentro de la caldera, cosa conveniente a hacer cada vez que termines de preparar un cappuccino para limpiar el circuito interno.

Delonghi Dedica Style: vista lateral

En la base de la cafetera está el botón de encendido. Por detrás de la máquina sale el cable para enchufarla a la corriente, y algo que echo de menos es un recogecables en la base. También habría estado bien que las patas fuesen antideslizantes, ya que solo tienen unos tacos de goma muy ligeros que no son suficientes para mantener la máquina quieta cuando quieres fijar el portafiltros en el surtidor. No tiene mayor inconveniente, pero es algo que se habría solucionado de forma muy sencilla con unos tacos de ventosa, por ejemplo.

En la parte trasera de la cafetera está el depósito de agua. Este tiene una capacidad para 1,3 litros, es extraíble y tiene una tapa con empuñadura para extraerlo y volver a colocarlo fácilmente.

Puesta en funcionamiento y elaboración de cafés

La Delonghi Dedica Style es una cafetera express manual que funciona con café molido. Las piezas que vienen con la cafetera son el portafiltros, un filtro para una taza, otro filtro para dos tazas y un filtro para las monodosis E.S.E, además de un tamper (prensador) de plástico con cuchara. Se incluyen también las instrucciones y un kit de líquido descalcificador.

Delonghi Dedica Style: elementos de la caja

Viniendo de una Nespresso Lattissima Pro, que es tan fácil como poner una cápsula y pulsar un botón, la Dedica Style requiere de cierto aprendizaje para los que no hayan usado nunca una cafetera express. Pero hay que decir que me esperaba algo mucho más complicado, y leyendo bien y con calma las instrucciones no necesitas más de un par o 3 de pruebas para empezar a servir buenos cafés.

Al pulsar el interruptor de encendido los botones de café de una y dos tazas parpadean para indicar que la caldera Thermoblock se está calentando. Esto lleva aproximadamente unos 40 segundos.

Una vez la luz de los botones se queda fija ya se puede preparar café. Pero antes es buena idea configurar varios ajustes disponibles, como el ajuste de temperatura del café, la selección de la dureza del agua y el tiempo de auto-apagado de la cafetera. Estos ajustes son accesibles mediante varias combinaciones de botones que ponen a la cafetera es modo programación.

  • La temperatura del café puede ser baja, media o alta. En el ajuste alto la temperatura es más que suficiente, no tan alta como en una cafetera barista profesional, pero adecuada para un uso doméstico y siempre que te tomes el café justo después de hacerlo.
  • La dureza del agua se puede seleccionar entre los ajustes ligero, medio y duro. Esto es muy importante si vas a usar agua del grifo, y determina el periodo hasta la próxima descalcificación.
  • Respecto al auto-apagado de la cafetera, esta se puede configurar en tiempos de 9 minutos (la que viene por defecto), 30 minutos o 3 horas. Pasado el tiempo determinado de inactividad, la cafetera queda en stand-by, pudiéndose reanudar rápidamente pulsando cualquiera de los botones del panel frontal.

Además de estos ajustes, también se puede programar la cantidad de café tanto para el botón de una taza como para la de dos, y es muy probable que quieras hacerlo porque los valores por defecto son muy cortos, quedando un café de una taza más cerca de un ristretto que de un espresso.

En este caso es suficiente con mantener pulsado el botón correspondiente hasta alcanzar la cantidad de café deseada. Sabrás que se está programando un nuevo volumen de café porque el otro botón parpadeará lentamente mientras mantienes pulsado el botón, y parpadeará rápidamente al soltarlo para confirmar que se ha programado un nuevo valor.

Huelga decir que se pueden restablecer los valores de fábrica de la Delonghi Dedica para todos estos ajustes.

El café que hace la Delonghi Dedica es magnífico, con mucho cuerpo, aroma y una espuma adecuada. El capuchinador también prepara una espuma de leche buenísima para unos cappuccinos deliciosos.

A la hora de preparar el café, lo más importante es seleccionar el filtro adecuado para el número de tazas que vas a hacer. Cada filtro viene identificado por un pequeño dibujo de una o dos medidas. Si solo vas a preparar una taza, debes coger el filtro para una medida, y si vas a hacer dos, coges el de las dos medidas.

Cada filtro debe ir lleno pero no del todo, pues de lo contrario no lo podrás encajar en el surtidor de la caldera. La cuchara del tamper tiene una capacidad de 7 gramos, y esto es exactamente lo que debes verte en el filtro por cada taza de café. Así pues, son 7 gramos de café para una taza, y 14 gramos para dos tazas.

Tras escoger el volumen de café adecuado, lo segundo más importante es prensar correctamente el café molido. Para esto hay que usar el tamper: si presionas mucho el café, este saldrá más concentrado y fuerte, mientras que si solo presionas ligeramente saldrá menos concentrado y más suave. Esto va a gusto de cada uno, pero lo que hay que hacer sí o sí es distribuir uniformemente el café dentro del filtro.

Delonghi Dedica Style: café solo

Si lo has hecho todo bien, el café resultante es buenísimo. Es un café con mucho cuerpo y con mucha crema, quizás no tanta como en cafeteras baristas profesionales, pero en cualquier caso está muy bien. La bomba de presión de esta cafetera trabaja con 15 bares, y se nota porque la calidad del café es muy alta. No obstante, los primeros cafés no serán tan buenos, y hay que ir probando y ajustando medidas hasta encontrar el punto que más te guste.

Los cappuccinos y los latte machiattos son el punto fuerte de la Delonghi Dedica, y salen buenísimos siempre que sigas los pasos adecuados para un buen cappuccino. El capuccinattore es de mucha calidad y crea una espuma de leche deliciosa, mejor aún que mi anterior cafetera Nespresso. Para preparar la espuma lo ideal es comprar una jarra de leche metálica, ya que si haces la espuma directamente en la taza corres el riesgo de que se rompa porque la temperatura que alcanza la leche con el vapor es muy alta.

Para utilizar el surtidor de vapor hay que pulsar el botón de vapor y esperar que deje de parpadear. En ese momento ya se puede mover la manopla de vapor hacia abajo. El truco a la hora de preparar la espuma es sumergir la mitad del cappuccinatore en la leche y realizar suaves movimientos hacia arriba y abajo. Verás cómo la leche aumenta su volumen, y lo ideal es detener el cappuccinatore cuando la leche alcanza los 60º. Si usas una jarra de leche metálica una buena forma de saber que ha alcanzado esa temperatura es tocarla por abajo; cuando quema mucho es que ya está cerca de los 60º.

Delonghi Dedica Style: capuchinador

[eckosc_status_message title=”Cómo preparar un buen cappuccino” icon=”fa-coffee” type=”info” message=”El secreto de un buen cappuccino, además de en la espuma, está en las proporciones. Una taza es aproximadamente 175 ml, con 1/3 parte de café, otra 1/3 parte de leche y 1/3 de espuma. Además, se aconseja verte antes en la taza el café, y después la leche. Si se trata de un latte machiatto es justo al revés, primero la leche y luego el café, y con una proporción mayor de leche.”]

Si solo quieres preparar leche caliente, hay que hacer lo mismo, pero colocando el cappuccinatore en la posición HOT MILK. La leche se calentará pero sin hacer tanta espuma. Por el contrario, si lo que quieres es agua caliente (por ejemplo para un té), basta con retirar el capuchinador y mover la manopla a la posición de vapor.

Limpieza y mantenimiento

En cuestión de limpieza es innegable que las cafeteras de cápsulas ganan por goleada, pero he de decir que me esperaba algo peor.

En la Delonghi Dedica basta con retirar el portafiltros y desmontar el filtro para limpiarlo con agua caliente. Es importante que tengas en cuenta que no es conveniente lavarlo en el lavavajillas, puesto que sus piezas metálicas se impregnan del aroma del líquido lavavajillas y el abrillantador, estropeando el sabor del café.

La pieza que sí puedes introducir en el lavavajillas de vez en cuando es el capuchinador, puesto que lo que entra en contacto con la leche es el plástico interno, que no afecta en nada al sabor de la leche. Otras piezas que puedes meter en el lavavajillas sin problema alguno son las dos bandejas de goteo.

Otro gran punto a favor de la Delonghi Dedica es que a pesar de ser una cafetera express manual, no es demasiado engorrosa a la hora de limpiar.

Es recomendable también que cada vez que acabes de usar el capuchinador con leche, pongas un recipiente debajo y acciones la manopla de vapor hasta que salga algo de agua. De esta manera limpias el circuito de vapor, restos de leche y además sirve para enfriar la caldera y poder usarla para seguir haciendo café.

Respecto a la descalcificación, como solo llevo dos semanas no he podido comprobar cómo es el proceso, pero en el manual de instrucciones viene muy bien detallado paso a paso. En teoría, la cafetera te avisa cuando toca hacer la descalcificación, mostrando un aviso lumínico de color naranja en el botón del vapor. En el siguiente vídeo tienes el proceso de descalcificación:

Para la primera descalcificación puedes usar el líquido descalcificador que viene dentro de la caja. Para posteriores limpiezas puedes comprarlo en Amazon, a un precio muy bajo. Te aconsejo que compres siempre este líquido y pases de experimentos como el de usar vinagre. En la propia OCU indican que usar vinagre para descalcificar es totalmente desaconsejado por “la corrosión de los elementos internos fabricados con aluminio y la posibilidad de que no se elimine por completo el vinagre y los cafés tengan un regusto avinagrado”.

Delonghi Dedica Style: Una cafetera express muy recomendable

Estoy francamente contento de haber comprado la Delonghi Dedica Style y de que esta sea mi primera cafetera express. Ahora puedo hacer todo tipo de cafés sin gastar tanto dinero en cápsulas. El café molido es considerablemente más barato, y también tengo la posibilidad de moler café en el molinillo que Delonghi me ha regalado por su promoción.

La bomba de presión de 15 bares permite hacer un café concentrado, con aroma y con una buena espuma. Desconozco si las cafeteras automáticas mucho más caras pueden hacer un mejor café, pero no creo que la diferencia de precio compense, y en cualquier caso el café que hace la Delonghi Dedica Style es de una calidad muy buena, más que suficiente para el 99% de los mortales.

En cuestión de facilidad a la hora de hacer el café y en la limpieza es algo más engorrosa que una cafetera de cápsulas, pero tampoco mucho más. En cuanto le coges el truco es muy fácil y rápido preparar el café, y si eres un cafetero como yo disfrutarás mucho más del proceso de elaboración.

Evidentemente es una cafetera idónea para solteros o para parejas. Si se va a usar en familias de varios miembros puede haber opciones mejores, con cafeteras automáticas que permitan hacer cafés seguidos. Piensa que con la Delonghi Dedica solo puedes hacer café para dos tazas. Al acabar, debes limpiar el filtro y volverlo a rellenar si quieres seguir haciendo café. Así pues, no es la mejor cafetera para hacer muchos cafés, pero para hacer uno o dos, es ideal.

El proceso para elaborar cafés con leche es también muy simple gracias al capuchinador, y la espuma de leche es muy considerable, incluso mejor que mi antigua Lattissima Pro, que ya destacaba mucho en este aspecto. Los cappuccinos o los latte machiattos que se pueden hacer con la Delonghi Dedica están buenísimos.

Delonghi Dedica Style: cappuccino

Su diseño es fantástico, y al ser tan estrecha es perfecta para ponerla en cocinas que no vayan muy sobradas de espacio. Es elegante en todos los colores, pero especialmente en los colores negro y rojo, por el acabado mate que tienen.

El precio que tiene actualmente tampoco es excesivo, así que considero que por todo ello es una excelente cafetera en relación calidad-precio. Esto queda más que demostrado en el hecho que es una fija en la lista de las cafeteras más vendidas en Amazon, y además es uno de los modelos con más y mejores valoraciones, teniendo ahora mismo  con una nota promedio de  sobre 5.

Estos son mis pros y contras de la Delonghi Dedica Style:

  • El diseño es compacto y muy elegante
  • Hace muy buenos cafés
  • El capuchinador prepara una espuma de leche estupenda
  • No es demasiado engorrosa a la hora de usarla y limpiarla
  • Las bandejas de goteo son tan pequeñas que no permiten colocar dos tazas grandes al mismo tiempo
  • La base no tiene recogecables y las patas antideslizantes podrían ser mejores

Como ves, los defectos son pocos y muy leves, ganando claramente los puntos a favor. En definitiva, una cafetera muy recomendable sobre todo, como ya digo, para personas que vivan solas o en pareja.